domingo, 21 de octubre de 2012




GIUSEPPE DI STEFANO-IDEALE (TOSTI)

...........................

Torna, caro ideal.
Torna un istante a sorridermi ancora,
E a me risplenderà nel tuo sembiante
Una novell'aurora.
Una novell'aurora

.......................

MARIA CALLAS & GIUSEPPE DI STEFANO -BELLA FIGLIA DELL'AMORE -RIGOLETTO (VERDI )



Negar nuestro yo es la forma más radical de fraternidad. Fraternidad con el otro, fraternidad con el mundo, fraternidad con nosotros mismos. Si negamos nuestro yo, podremos afrontar la muerte sin la absurda pretensión de preservar nuestra individualidad. No ser no es tan doloroso como vivir con el anhelo de ser para siempre. La muerte nos disipa, pero también nos libera. La fatiga de ser hombre resultaría intolerable sin la perspectiva de la nada, donde el fragor de existir se convierte en una paz inaudita. Escribir sólo es una forma de avanzar hacia la muerte aplacando el absurdo deseo de la eternidad.

RAFAEL NARBONA

domingo, 7 de octubre de 2012


DOCTOR DESEO -ABRÁZAME


Cuando la copa de los sueños está vacía
y miles de abejas jugando
en las tripas me roban las noches.
No me dejes solo que ahora soy tan pequeño
y cuando despierto de una pesadilla nada cambia
todo sigue igual
Abrázame, abrázame...
y no me digas nada
que esta tristeza no me abandona
y este  miedo duele más.




Un mar de lágrimas



Sufrirás. Ya has sufrido.
Tal vez estés sufriendo.
Y aunque sepas por qué (si es que lo sabes),
ese conocimiento no será tu consuelo.

El adiós a los tuyos; el azar,
implacable; la incógnita del cielo,
todo lo que se pierde
hechos y vida abajo, tiempo abajo,
o también vida arriba, hacia lo que te espera,
todo, configura el sabor de tus lágrimas,
un sabor sin sabor, ya que no lo comparte
quien te ha visto sufrir
-no puede compartirlo-,
un sabor que no entiendes,
un cúmulo de lágrimas que trazan,
no sé dónde,
un mar por el que bogan,
y no sé para qué,
inútiles por siempre, inconsolables,
quién sabe desde cuándo,
su alma,
tu alma
y la mía.


                                             CARLOS  MARZAL